Avances y desafíos – La Prensa Gráfica

Se espera que para el 2030 nuestro país “asegure que todas las niñas y niños completen una educación primaria (6° grado) y secundaria (3° grado) gratuita, equitativa y de calidad, y que se produzcan aprendizajes pertinentes y efectivos”. » (ODS4 meta 4.1).

Para el año 2022 se ha logrado una escolaridad promedio de 7.2 grados a nivel nacional. Este promedio aumenta a 9.1 grados en el Área Metropolitana de San Salvador, disminuye a 8.2 grados en el área urbana y desciende a 5.6 grados en el área rural. La escolaridad promedio entre hombres y mujeres es de 7.3 y 7.1 grados respectivamente. La diferencia nacional por sexo es de 0,2 grados.

La escolaridad promedio muestra diferencias significativas por grupo de edad. En la población entre 18 y 29 años, según la Encuesta de Hogares de Propósitos Múltiples 2022, la escolaridad estaría superando la meta establecida en la Agenda de Desarrollo Sostenible. En este grupo la escolaridad es de 10,3 grados, 1,3 grados superior a la meta establecida en el ODS4. De este grupo, el 44% tiene entre 10 y 12 grados y el 19% tiene más de trece grados de escolaridad. Los avances educativos se reflejan en este segmento.

Sin embargo, aunque este dato es alentador, existen diferencias según la zona geográfica de residencia. Mientras que en la zona urbana el 48,4% de la población entre 18 y 29 años tiene entre 10 y 12 grados y el 26,4% tiene más de 13 grados de escolaridad, en la zona rural los porcentajes descienden al 37,4% y 8,5% y al 17,9%. respectivamente. Hay un sesgo antirrural en nuestro país y la atención debe centrarse en esto. Somos un país en urbanización acelerada y el lema es «no dejar a nadie atrás».

¿Y dónde prestar especial atención? En el grupo poblacional en edad de Educación Secundaria, es decir, la población entre 16 y 18 años, es donde se refleja la deserción escolar. A nivel nacional, en este grupo el 37,5% del total no asiste a la escuela. El porcentaje aumenta al 38% en los hombres y desciende al 33,4% en las mujeres. La pregunta es ¿por qué no asisten a la escuela? En la Encuesta de Hogares de Propósitos Múltiples 2022 no se desagregan las principales causas. Sin embargo, en las anteriores los motivos fueron principalmente económicos y desinterés.

La Encuesta de Hogares de Propósitos Múltiples (EHPM 2022) también registra la situación de la población entre 15 y 24 años que no estudia ni trabaja, situación que si bien no es permanente, refleja la falta de oportunidades, recursos y perspectivas de futuro. . . A nivel nacional, el 26,2% de la población en este grupo de edad no estudia ni trabaja. ¡Este porcentaje es más de una cuarta parte! La situación afecta principalmente a las mujeres, donde el porcentaje aumenta hasta el 33,9% mientras que en los hombres desciende hasta el 12,4%. ¿Razones? Las obligaciones y el cuidado de la familia son lo que deja a la mayoría de las jóvenes de esta edad sin perspectiva de futuro. Comparando con los datos de la EHPM 2021, el porcentaje refleja una disminución. Ese año, el 37,4% de las mujeres no estudiaba ni trabajaba y en los hombres el porcentaje era del 14,1%.

La política de seguridad del actual gobierno ha centrado su atención en la población adolescente y joven definida por la ley. No hay acceso a información oficial, pero las declaraciones de los funcionarios y las fotografías publicadas en los medios son suficientes para sugerirlo. Casi 4 de cada 10 adolescentes que deberían estar en la escuela no lo hacen, y casi 3 de cada 10 que deberían estar en la escuela o su primer trabajo no lo hacen. ¿Qué protección les ofrece el Estado? Los números y porcentajes de la EHPM son fríos y la pandemia y las redes sociales dejan problemas que aún no se registran ni miden.