Educar con valores | La prensa impresa

Las escuelas son transformadoras, no solo en el campo cognitivo, sino también en el campo de los valores. Todo ser humano que pisa una escuela debe saber que transformará su mente y el ideal de sí mismo como ser humano. Corresponde a cada docente, independientemente de la materia o el contenido, enseñar: valores, ciudadanía, civismo y, por tanto, ética. Una sociedad que se previene en valores logra tener mejores resultados.

En el ámbito educativo, quien dejó un gran legado a la pedagogía salvadoreña fue Soledad Mariona de Alas. Fue escritora y docente, fundadora de la revista de la Escuela Normal de Maestras. Su máxima publicación fue el ensayo pedagógico “Una escuela con visión de futuro y el ideal de paz”. Un ensayo que habla de moralidad y civismo. Según el autor, la moral y el civismo brindan a los niños la oportunidad de enseñarles a servir, a tomar parte activa en cualquier empresa para el mejoramiento del hogar, la escuela, el pueblo, la ciudad, el país y la humanidad. .

En ese majestuoso ensayo también destaca los ideales para la formación de una sociedad más solidaria y el consenso entre sociedad y sistema educativo.

El legado de la pedagoga es encomiable, su misión fue dejar libros que sirvieran de guía para formar buenos ciudadanos. Los ejes de una escuela con visión de futuro que impulsó el pedagogo son: la autoeducación, la educación familiar, la educación social, la educación nacional y la educación internacional. Sin duda, dejó un gran ejemplo como pedagoga.

Es importante que los valores y la moral sean un pilar fundamental en la prevención de los ciudadanos. Esto conducirá a una mejor sociedad.

Todas las escuelas, colegios y universidades deben enseñar, en alguna materia o cátedra, los valores, el civismo y todo lo relacionado con la formación de ciudadanos que piensen en hacer el bien y mantengan una vida probada e intachable.

Algunos lectores pensarán que es en casa donde se deben enseñar los valores, estoy de acuerdo, pero nos encontramos, después de salir de casa o de la escuela, en una sociedad cambiante, que rompe paradigmas y reglas. No importa si los padres son educados o tienen poca educación, lo importante es que eduquen a sus hijos en valores.

Educar en valores implica no solo elaborar un plan anual para dar charlas o talleres en las Escuelas de Padres, implica saber qué está pasando en casa, qué problemas hay con los alumnos. Si hubiera un esquema de prevención en las escuelas se evitaría hasta los suicidios, se evitaría tener jóvenes involucrados en drogas, delincuencia y otros males.

En el mundo de la pedagogía no todos los docentes tienen vocación y mucho menos ética, principios o fuente de inspiración. En otro contexto, son pocos los docentes que escriben textos, ensayos, o aconsejan o hablan de valores a sus alumnos.

En El Salvador, la proliferación de redes sociales o el mal uso de Internet muestra una sociedad productora de contenidos sin un rumbo educativo. Las mismas redes sociales dan a entender que es más importante hacer un video con antivalores y colgarlo en internet, que un joven erudito. Un «influencer» es parte de la moda actual.

Es difícil aplicar reglas de prevención donde hay comunidades dominadas por fracasados. Los padres no pueden mencionar reglas de moral o valores, porque son silenciados.

Es necesario que el Ministerio de Educación inculque un sistema educativo basado en valores. Los abuelos y padres que crecieron escuchando a los maestros dictar normas sobre valores en las escuelas son quienes tienen las riendas para inculcar, desde sus hogares, principios.

UN PÚBLICO INFORMADO

DECIDA MEJOR.
POR ESO ES INFORMAR

UN SERVICIO PAÍS.

APOYAR A LOS CIUDADANOS QUE



CREEN EN LA DEMOCRACIA


Y HAGAMOS UN PAÍS.

Llevamos 106 años haciendo periodismo. Y ahora, como en otras épocas de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

hazte miembro ahora

Etiquetas:

  • valores
  • redes sociales
  • escuelas
  • Soledad Mariona de Alas
  • educación