En escuela Tepecoyo hay aulas hechas con sábanas y telas

En la escuela de Tepecoyo, La Libertad, existen cuatro aulas provisionales, donde un grupo de alumnos recibe sus clases. La institución atiende a más de 500 estudiantes.

Una bodega, la sala de profesores, los pasillos y hasta el escenario se convirtieron en el salón de clases de más de 500 alumnos del colegio Tepecoyo de La Libertad. Son cuatro aulas temporales, construidas con cañas de bambú, telas y sábanas para alumnos desde séptimo grado hasta bachillerato.

Al usar los pasillos como aulas, los estudiantes corren un gran riesgo porque las áreas que eran rutas de evacuación en una emergencia ahora están abarrotadas de escritorios. Y no hay una ruta adecuada para la evacuación de los estudiantes, dice Karla Mendoza, madre de un estudiante.

En las cuatro aulas provisionales que tiene la escuela, hay, en cada una, entre 24 y 15 alumnos; tanto por la mañana como por la tarde. La escuela tiene más de 500 estudiantes.

Los que están en las aulas temporales, en lugar de tener paredes, están rodeados de telas y láminas reforzadas con cañas de bambú. Y la falta de techo hace posible que la lluvia llegue a sus cuadernos y libros. Foto HRE/ Jorge Reyes

Los que están en las aulas temporales, en lugar de tener paredes, están rodeados de telas y láminas reforzadas con cañas de bambú. Y la falta de techo hace posible que la lluvia llegue a sus cuadernos y libros. Y cuando hay aguaceros, también es posible que la zona se inunde.

Te puede interesar: Reformas amplían facultades de Fiscalía sobre escuchas telefónicas

“Es bastante triste y lamentable ver que ellos (estudiantes) tienen que interrumpir una o dos horas de clase o lo que dura la tormenta”dijo Yeni Girón, miembro de la Junta Directiva del Colegio.

Lorena Carranza, madre de los estudiantes, expresó que este problema está afectando el aprendizaje y generando estrés en los estudiantes. Foto HRE/ Jorge Reyes

En invierno son vulnerables a la lluvia. En verano, el calor asfixiante les afecta, sobre todo a quienes toman clases en un escenario, a pocos metros de la azotea.

“Queríamos tener una mejor infraestructura para las nuevas generaciones, pero lamentablemente a la fecha no ha sido

Yeni Girón, exalumna y miembro de la Junta Directiva del Colegio

Lorena Carranza, madre de los estudiantes, expresó que este problema está afectando el aprendizaje y generando estrés en los estudiantes.

También sucede que alumnos de la misma escuela, que reciben su jornada escolar en aulas formales, se burlan de sus compañeros que están en aulas provisionales y les dicen en tono burlón: “se abre el telón”.

Los escritorios están muy cerca de la pizarra y está tan congestionada que genera incomodidad. Foto EDH/ Cortesía

Los padres de familia, preocupados por la situación, se organizaron para vender sopa y comida típica para recaudar fondos para construir aulas y dejar las aulas temporales. Pero los esfuerzos de los padres de familia se estancaron, cuando el 1 de abril, el ministro interino de Educación, Mauricio Parada, llegó a reunirse con la comunidad educativa y ofreció brindar una solución. Pero han pasado siete meses y el panorama sigue siendo el mismo.

Según la comunidad educativa, hasta el momento el Ministerio de Educación no ha informado a la comunidad educativa sobre el proyecto de construcción del centro educativo Tepecoyo.

También: Perro muerde a niña dentro de unidad de salud en Moncagua

“Teníamos la esperanza, quizás, a fines de este año de comenzar la construcción y en 2023 tener otra institución nueva y parece que no será así”dijo Yeni Girón.

Los padres de los alumnos piden a las autoridades educativas que solucionen el problema porque aumenta el número de alumnos y temen que la entrada al colegio se convierta en un aula más.

Foto HRE/ Jorge Reyes

“Vamos a prestar atención a los estudiantes. Estamos como estamos con las instalaciones. No se le negará la inscripción para el año 2023”, dijo Girón.

Estiman que para 2023 la matrícula aumentará un 30%, lo que equivale a unas 130 plazas nuevas.

Esta escuela es el único lugar en todo el municipio que ofrece educación secundaria.

“El gobierno está mejorando, pero no están priorizando”, dijo un padre preocupado. “Está construyendo calles, teatros y otras cosas, pero no escuelas con la Dirección de Obras Municipales (DOM)”, continuó.

Girón también pasó por estas aulas y para ella el panorama es el mismo que hace 10 años cuando salió del bachillerato.

“Queríamos tener una mejor infraestructura para las nuevas generaciones, pero lamentablemente a la fecha no ha sido«, lamento.

El Plan Torogoz del Ministerio de Educación para el quinquenio 2019-2024 del gobierno central tiene como objetivo mejorar la infraestructura con estándares de calidad y seguridad que favorezcan los procesos de enseñanza-aprendizaje en entornos escolares sostenibles.