«Esta ley no solucionará la crítica situación de los activos hídricos»

Tras la aprobación de la Ley General de Recursos Hídricos, el vicerrector de Proyección Social de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA), Omar Serrano, cree que dicha ley no resolverá la situación que atraviesa El Salvador en relación al agua. crisis. Lamenta que los permisos para el uso y aprovechamiento del agua sean de 15 años y asegura que la normativa profundiza la desigualdad en el acceso al agua.

Política

Redacción DEM

Lunes 27 de diciembre de 2021 • 5:00 a. M.

Tras la aprobación de la Ley General de Recursos Hídricos, el vicerrector de Proyección Social de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA), Omar Serrano, cree que dicha ley no resolverá la situación que atraviesa El Salvador en relación al agua. crisis. Lamenta que los permisos para el uso y aprovechamiento del agua sean de 15 años y asegura que la normativa profundiza la desigualdad en el acceso al agua.

¿Disminuirá la escasez de agua en El Salvador después de que se apruebe la ley?

El gran problema de esta Ley de Recursos Hídricos es que no resolverá la crítica situación de los recursos hídricos del país. El Salvador tiene una situación límite en materia ambiental en general y una situación muy crítica en términos de activos hídricos en particular. Somos el segundo país más deforestado de América Latina después de Haití, el tercer país en desigualdad en el acceso al agua en América Latina, el único país de la región al borde del estrés hídrico. Empezando por el nombre: recurso hídrico, no lo llamamos así porque hay una tendencia global, «recurso» es un término utilitario, se usa en la medida en que sirve al ser humano, se mercantiliza y cosifica, los bienes de la naturaleza no debe cosificarse. .

Asimismo, esta ley otorga concesiones para explotar agua en grandes cantidades por 15 años renovables, es una cantidad exorbitante de agua para empresas, empresas constructoras y promotoras, industria; a la larga se trata de privatizar el uso del agua. Tampoco reduce la desigualdad o la desigualdad en el acceso al agua porque facilita el acceso a las grandes empresas y no a la familia salvadoreña.

El Salvador tiene una situación límite en materia ambiental en general y una situación muy crítica en términos de activos hídricos en particular. Somos el segundo país más deforestado de América Latina ”.

¿Pagarán las tablas de agua por el agua proporcionada? ¿Cuánto pagarán ellos?

Si bien es cierto que esta ley reconoce la existencia de tableros de agua, no elimina la posibilidad de que estén sujetos al pago de tasas, es decir, a pagar por el uso del agua. Las juntas de agua son un fenómeno bastante extendido en El Salvador, se estima que existen alrededor de 2.500 juntas de agua y dan servicio de agua a aproximadamente una cuarta parte de la población salvadoreña. En realidad han llenado un vacío que ha dejado el estado, donde el estado no llega porque no es rentable. En lugar de incentivarlos y reconocerlos por ese trabajo, ahora existe la posibilidad de cobrar regalías. Es una ley que profundiza la desigualdad en el acceso y no prioriza el derecho humano aunque lo reconozca.

¿Qué institución decidirá el valor económico de cada variable en la fórmula para determinar la tarifa del agua?

Lo que sí dice la ley es que quien va a determinar y autorizar es la Autoridad Salvadoreña del Agua, que está integrada básicamente por entidades públicas estatales. Esto es algo positivo que exigió el movimiento social, pero no se concreta realmente. Estamos enfrentando en este momento una tendencia de este Gobierno, que es un Gobierno hermoso en el discurso, en el que se reconoce el agua potable como un derecho humano y un bien público, se habla de no privatizar el agua, pero en la práctica, la ley puede conducen a lo contrario, la privatización, cobrando a las juntas de agua, en la práctica no priorizando el uso doméstico sino el de las grandes corporaciones, lo que contradice el discurso que dan.

Estamos ante una tendencia de este Gobierno, que es un gobierno hermoso en el discurso, en el que se reconoce el agua potable como un derecho humano y un bien público, habla de no privatizar pero puede llevar a lo contrario ”.

Esto ocurre en todos los niveles y es una constante en esta administración; hay una estrategia de apariencia y no de realidad. Hablan contra el nepotismo haciendo más nepotismo, hablan contra la corrupción, cuando hay signos graves de corrupción; se habla de transparencia y se oculta toda la información sobre los recursos públicos. En materia de derecho del recurso hídrico no es la excepción. Se habla del derecho humano al agua, del bien público, de no privatizar, pero la ley abre las puertas para que esto suceda.

El perfil

Omar Serrano, vicerrector de la UCA

Estudios: Licenciatura en Filosofía y Maestría en Teología por la UCA, Maestría en Ética para la Construcción Social por la Universidad de Deusto, España.

Carrera: director del centro social Equipo de Reflexión, Investigación y Comunicación ERIC; Coordinador centroamericano de las Escuelas de Formación Política y Ciudadana de la Compañía de Jesús.

Periódico El Mundo

El Migueleño

Clasificados

Tarifas y saldos

Edición especial

Revistas

Tarifa Diaria El Mundo

Tarifa 2021

© Copyright EL MUNDO | Noticias de El Salvador y el mundo. Todos los derechos reservados 2021