Isabel Rodríguez, más de dos décadas al servicio de los estudiantes

Isabel Rodríguez es una maestra de 22 años al servicio de los niños salvadoreños. Actualmente trabaja en el Centro Escolar Caserío Lotificación Buenos Aires 1, en Sonsonate, donde imparte docencia a 28 niños y niñas de tercer grado, a los que asiste y ha continuado desde la sección de cuatro años.

Para el educador, el año 2019 ?? a pesar de la adversidad de la pandemia ?? Le ha dejado una gran enseñanza de amor a sus alumnos, pues debido al cierre de los centros educativos, tuvo que buscar distintas alternativas para continuar con el proceso de enseñanza-aprendizaje.

«El año pasado, debido a la pandemia, fue algo duro y difícil para todas las familias, incluso para nosotros como profesores; sin embargo, debido al cierre de las escuelas, busqué diferentes estrategias para los niños y sé que cada uno tiene una necesidad diferente ”, comentó.

En este sentido, la profesora Rodríguez asumió primero la tarea de identificar las necesidades de cada alumno: «Así comencé a buscar familias, porque de los 27 hijos que tenía, solo unos 18 niños se conectaban conmigo; Por eso salí a buscar a los niños, fui de casa en casa y logré rescatarlos para que continuaran con su educación ».

«Otra buena y exitosa estrategia fueron las guías proporcionadas por el Ministerio de Educación, muy comprensibles, hermosas. Siempre trabajé con mi planificación, pero ver a esos guías me motivó mucho y me quedé con ellos. Luego, nos dieron la oportunidad de capacitarnos en Google Classroom; Al principio me sentí confundido, pero con mi esfuerzo y con el apoyo de un colega que sabe de tecnología, aprendí ”, agregó la maestra.

Además, señala que para ella «fue un gran desafío aprender sobre el uso de las tecnologías, pero ahora incluso enseño a otros compañeros, lo he logrado superar. Para mí, personalmente, las guías, Google Classroom, me han funcionado y, ahora, cuando no puedo ir a trabajar, los niños se quedan trabajando online y eso es muy importante, porque ahora los niños ya no faltan a clases ».

Así mismo, el apoyo y motivación de los padres fue fundamental para que los niños continuaran con su derecho a la educación: «Me sentí bastante motivado por los padres (de querer trabajar con los niños) y como les brindé las guías, fueron Me facilitó la tarea de empezar de inmediato con mi trabajo. Me siento satisfecho y los niños también y esa motivación me ha ayudado a salir adelante y a dedicarme más a mi trabajo ”, dijo entusiasmada la maestra.

Como educadora, comentó sentirse feliz y apoyada con las acciones que el Gobierno ha implementado en educación: “La Ministra está trabajando duro por nosotros en la pandemia y la felicito por haber tomado la decisión de protegernos. Si no hubiera sido así, quién sabe cómo estaríamos ahora y, además, estoy agradecido porque nos tomaron en cuenta para la vacuna, uno ya se siente más protegido ».

«El año pasado fue un encierro, tanto para los alumnos como para nosotros los profesores, pero ahora con la presencia mixta, los niños me han motivado más, estamos tomando medidas de bioseguridad, ya se han familiarizado con los saludos y protocolos; en mi salón hay una niña que se encarga de aplicar el gel de alcohol cuando ella también entra al salón ”, agregó.

Para la profesora Rodríguez, toda esta experiencia «ha sido una satisfacción para ella, como profesora y como persona, porque como seres humanos tenemos que ver la necesidad del otro; y, si está a nuestro alcance, poder ayudarlos. Esto me deja una gran lección, la estrategia que usé fueron los guías y visitas a las casas de mis alumnos, y logré rescatarlos para que pudieran continuar con su educación y sigo motivándolos para que no se retiren. de la escuela y seguir aprendiendo «.

Asimismo, instó a los docentes a “meternos de lleno en nuestro trabajo, en nuestra formación, porque día a día aprendemos más y también aprendemos de nuestros compañeros. En mi caso, he aprendido mucho de tecnología y siempre seguiré trabajando por los niños y con todas las medidas de bioseguridad ».