La increíble historia del hombre que nunca vio a una mujer en sus 82 años de vida

En un rincón remoto de la tierra, en el poderoso Monte Athos en Grecia, vivía un hombre cuya vida estuvo envuelta en un misterio intrigante.

Mihailo Tolotosun monje griego, desafió todas las probabilidades al pasar sus 82 años sin haber visto nunca a una mujer.

Según el relato del portal ‘Fotos históricas raras’, Mihailo Tolotos fue abandonado en las escaleras de un monasterio en lo alto del monte Athos poco después de su nacimiento en 1856.

Fue adoptado por los monjes y criado dentro de los límites del monasterio. Sin embargo, debido a una ley que data del siglo X que prohibía la entrada de mujeres al Monte Athos, Tolotos pasó toda su vida sin tener contacto con el sexo femenino.

Esta montaña es conocida por su estricto código disciplinario, que exige un riguroso cumplimiento por parte de todos sus habitantes.

Una de las reglas más antiguas es el avaton, o prohibición de entrada de mujeres. Esto se estableció para garantizar que los monjes pudieran cumplir con su requisito de celibato durante toda su vida.

Tolotos creció bajo la tutela de monjes ortodoxos griegos, siguiendo una educación estricta y llevando una vida espiritual. Nunca abandonó el Monte Athos y pasó los años de formación y residencia dentro de la comunidad monástica.

Su estilo de vida implica rechazar las comodidades modernas y vivir en la austeridad. Como resultado, se cree que el hombre murió en 1938 a la edad de 82 años sin haber visto nunca a una mujer, según el portal.

Sin embargo, es importante señalar que no existen registros históricos o pruebas que respalden la existencia de Mihailo Tolotos. La historia, aunque generalizada, puede considerarse una obra de ficción o un mito creado para enfatizar las virtudes del celibato y el monaquismo, o la adopción de un estilo de vida, en la tradición cristiana ortodoxa.

Esta regla ha sido controvertida a lo largo de los años. Algunos argumentan que es discriminatorio y anticuado, mientras que otros defienden su importancia en la preservación de la pureza espiritual de la forma de vida monástica.

A pesar de las solicitudes de cambio, muchos de los monasterios de la zona continúan manteniendo la regla. Su comunidad continúa siendo un importante centro de espiritualidad y cultura cristiana ortodoxa, atrayendo a miles de visitantes cada año.

El Monte Athos, reconocido como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, alberga 20 monasterios y sus asentamientos correspondientes. Estos monasterios albergan a unos 2.000 monjes ortodoxos orientales de diferentes nacionalidades, que llevan una vida aislada del resto del mundo.

Poseen una rica colección de artefactos, libros raros, documentos antiguos y obras de arte de gran valor histórico. Aunque forma parte de la Unión Europea, la comunidad monástica tiene una jurisdicción especial que le permite restringir la libre circulación de personas y bienes en su territorio.