La matrícula escolar se mantiene en los niveles de hace 30 años

El 28 de octubre finalizará el ciclo lectivo 2022 para preescolar y básica, mientras que el 11 de noviembre será el último día para secundaria, y cifras provisionales del Ministerio de Educación (MINED) afirman que la matrícula escolar cerraría con un ligero aumento respecto a el año pasado. . Sin embargo, el número de estudiantes matriculados en instituciones educativas públicas y privadas se mantendría en niveles similares a los de hace 30 años.

El jueves, durante la entrevista matutina del oficial Canal 10, el titular interino del MINED, José Mauricio Pineda, ofreció datos aproximados de afiliación en los sectores público y privado.

“Aproximadamente 1,1 millones de estudiantes en el sector público, esa es la matrícula final, y aproximadamente 171.000 en el sector privado, haciendo una matrícula total del sistema educativo de 1,2 millones de estudiantes”, dijo el funcionario a canal de gobierno.

El MINED no ha publicado la matrícula escolar definitiva para el 2021, es decir, solo se tiene disponible la cantidad de estudiantes que se matricularon al inicio del ciclo escolar, pero no cuántos lo terminaron. Ni el registro inicial ni el final para 2022 están disponibles en el sitio web.

Pero si se comparan los datos provisorios que ofrece Pineda con la matrícula inicial de 2021, se observa un ligero aumento en la cantidad de estudiantes que este año se matriculó en una institución educativa, indicó un análisis de LPG Data, la unidad de investigación social de LA. PRENSA GRÁFICA.

El sistema educativo inició el 2021 con 1.255.171 estudiantes, según el MINED. Es decir, en 2022 se habrían matriculado 15.829 alumnos más, teniendo en cuenta que, según los datos de Pineda, la matrícula total este año asciende a 1.271.000.

Pese al incremento, aún no se recuperarían los datos reportados en 2020, cuando la matrícula inicial ascendió a 1.304.971 y la final a 1.273.688. Además, El Salvador se mantendría en niveles similares a los de hace 30 años, dijo LPG Data. En 1992, la matrícula inicial fue de 1.245.548 alumnos. De momento, el dato más bajo de los últimos 30 años es el de 2021, seguido del de 2022.

Según los datos proporcionados por Pineda, de los más de 1,2 millones de alumnos matriculados, un total de 70.345 terminarán este 2022 el segundo año de bachillerato general o técnico. Esta población se someterá, el próximo mes de noviembre, a la prueba AVANZO, donde se evaluarán los conocimientos adquiridos y también el estado socioemocional en el que se encuentran.

El experto en educación Óscar Picardo indicó que, al menos desde 2005, la matrícula escolar ha enfrentado «un descenso sostenido», comportamiento que consideró preocupante, pues ha afectado tanto al sector público como al privado, en particular a este último.

Según las estadísticas compiladas por LPG Data, la matrícula inicial de 2021 en el sector público fue de 1.086.330 estudiantes, 17.046 menos que en 2020. Esta disminución se suma a los 14.019 estudiantes menos que estaban matriculados en una escuela pública para el año académico. 2020, en comparación con 2019. En el caso de las instituciones privadas, la matrícula inicial de 2020 reportó 5.688 alumnos menos que el año anterior y en 2021 la caída fue aún más profunda, con 32.754 matriculados menos.

Picardo identificó al menos tres factores que explicarían la caída en la matrícula escolar. Por un lado, dijo, hay un elemento demográfico. Las proyecciones de población publicadas en 2021 concluyen que El Salvador tiene 500.000 habitantes menos que los calculados en la revisión anterior. Las nuevas estimaciones indican que han nacido menos bebés de lo esperado. Por ejemplo, para el 2021 se estimaron 100.193 nacimientos ya partir de este 2022 serán menos de 100.000.

El experto, sin embargo, señaló que la marcada disminución sugiere que puede haber más razones, más allá de la demografía, y estas estarían relacionadas con la economía familiar.

“Además, sabemos por estadísticas anteriores a 2018, que hay una tasa de deserción muy alta en tercer ciclo, (es decir), el tránsito del tercer ciclo a la educación media”, agregó.

Picardo consideró que el MINED debe poner atención al comportamiento de la matrícula escolar, pues a pesar del aumento «pírrico» en 2022, la tendencia es a la baja y no al revés.

“Hay que examinar las causas (…), entender el fenómeno. Primero, hacer unos estudios de carácter socioeconómico, entender el tema de la valorización social de la escuela, si la gente está valorando o no la importancia de la educación”, él dijo. el especialista. Agregó que el MINED también debe trabajar con el ente encargado de las estadísticas nacionales para “entender los procesos demográficos y si efectivamente es que están naciendo menos niños o si hay otras variables en el análisis”.

Picardo afirmó que estos estudios son fundamentales no solo para entender el fenómeno, sino también para proyectar las necesidades futuras, ya que si se reduce el número de alumnos, eventualmente ya no se requerirá la misma cantidad de docentes para atenderlos.

Etiquetas: