Los pandilleros de la MS-13 que controlaban Cabañas fueron llevados ante el juez

Nacionales

Jaime lopez

Miércoles 22 de diciembre de 2021 • 4:19 pm

Dos integrantes de una estructura que tenía control del departamento de Cabañas, fueron capturados y presentados ante el Juzgado Especializado de Instrucción «B», de San Salvador, para definir en qué condición serán procesados: en libertad o en prisión.

Los imputados son José Jaime Oliva Fernández y José Benedicto Callejas Alfaro, a quienes la Fiscalía acusa de los delitos de agrupaciones ilegales, proposición y conspiración para cometer homicidio, tráfico ilícito, así como privación de libertad y desaparición de personas, entre otros.

Los imputados forman parte de una estructura de la Mara Salvatrucha para quienes la Fiscalía, a fines de noviembre, dictó 91 órdenes de aprehensión, pero solo 50 se hicieron efectivas y 48 no fueron posibles su aprehensión.

Esta banda opera en los municipios de Victoria, Sensuntepeque, Guacotecti y San Isidro. Se les acusa de estar ausentes del operativo anterior y este día se resolverá en cuanto a la medida cautelar en la que serán sometidos al proceso. » Fiscal del caso.

La audiencia para la mayoría de los detenidos (50 imputados) fue el 5 de diciembre y hasta la fecha, de los 91 imputados, 54 ya han sido detenidos y sometidos al proceso de investigación o indagación de sus casos.

La supuesta red de pandillas Se dedicó a amenazar a los habitantes de Cabañas para que ayudaran a vender drogas o comprar armas. La Fiscalía también los acusa de enfrentamientos ilícitos o agresiones contra la Policía Nacional Civil, casos de homicidios y cuatro casos de desaparición de personas.

«Estos sujetos prácticamente tenían el control de la zona de Cabañas»dijo el fiscal del caso.

El fiscal del caso dijo que esta estructura tiene una peculiaridad de acción, no se dedican a extorsionar dinero. «Porque dicen que la extorsión calienta la zona» Y eso significa que la Policía Nacional Civil y las Fuerzas Armadas ingresan al territorio y obstruyen sus delitos.

“Montaron sus negocios y desde allí financiaron a la pandilla; los habitantes del departamento se acercan a ellos para solucionar los problemas que surgen. Los afectados no van a la Policía sino a donde ellos, porque son ellos los que dominan el área de incidencia ”, dijo el fiscal.

Por eso, en Cabañas no eran frecuentes los operativos policiales o detenciones ya que la pandilla controlaba la zona.