¿Por qué el sector privado de la educación no reporta una crisis de contagio de Covid-19 como las escuelas?

Los centros privados tienen más flexibilidad, menos burocracia, para hacer cumplir las medidas de bioseguridad

Para Javier Hernández Amaya, presidente de la Asociación de Colegios Particulares (ACPES), la forma en que se aplica el protocolo de bioseguridad en las escuelas de este sector es clave para reducir el impacto del Covid-19 en las comunidades educativas.

El dirigente de la ACPES, basado en su experiencia como docente en el sector público, señaló que la desventaja de las escuelas radica precisamente en la poca factibilidad que tienen los directores de aplicar bien los protocolos, de acuerdo a la realidad local.

Hernández Amaya alude que cuando hay un contagio en una escuela, el director, con miras a resguardar de inmediato a la comunidad educativa presencial, rápidamente toma la decisión de no permitir el ingreso de un trabajador o estudiante mientras presente una síntoma de covid-19 o que tenga un contacto estrecho con la enfermedad.

Sin embargo, esto no sucede en el sector público, donde asociaciones de docentes como Simeduco incluso han señalado que generalmente los docentes que presentan síntomas no quieren confirmar que se trata de coronavirus y mucho menos indicar cuarentena.

“El protocolo en el sistema de enseñanza pública, en cuanto al comportamiento del contagio de covid, ha sido mal manejado y eso ha llevado a que los contagios al alza que hemos tenido, visto y vivido; y eso también ha provocado muertes en el sector público”, dijo.

Como maestra de escuela, ha experimentado de primera mano esta debilidad en la aplicación del protocolo. Recuerda muy bien que el año pasado cuando tenía a su mamá en casa afectada de covid confirmado, el médico de familia de Bienestar Magisterial le dijo que no le indicaba cuarentena.

“El médico me dice: profesor, tiene que ir a trabajar a su escuela porque el protocolo no me dice que tenga que ponerse en cuarentena porque tiene a alguien con covid en casa. Entonces si le decían así a muchos docentes, como el mío, (entonces) era lógico que crecieran los contagios y que esos contagios también causaran muertes de docentes”, subrayó.

Si bien el presidente de la ACPES reconoció que las escuelas pueden verse afectadas por casos de contagio asintomático, por algo que no se puede controlar, explicó que por eso se trabaja bien el tema de la capacidad del centro educativo ante la cantidad. de estudiantes con que cuenta y la infraestructura, de tal manera que puedan garantizar el distanciamiento social.

“Así se maneja esto, se debe saber la mascarilla a qué hora se la pueden quitar para comer o beber algo, a qué hora se puede hacer la compra en las tiendas escolares, a qué hora se puede salir a hacer una actividad lúdica con la gerencia, el docente del centro educativo ya se está capacitando para poder manejar todas estas situaciones”, subrayó.